pues si, gualica que la cama de mi perra... además en ese sofá no cabemos mi marido y yo, que con nuestros peazo de culos se nos quedan medios cachetes fuera...

y para meternos los dos ahí dentro me voy directamente debajo del edredón