Algo de eso habrá.
También puede ser que la mujer haya envejecido nada más que regular y que el señor prefiera darse friegas genitales con un rallador de queso o tocarse con el catálogo Venca antes que cubrir a su señora.